Agua de vida: ¿Whisky o Whiskey?

De color ámbar, suave o seco al gusto y de agradable aroma. Esta bebida tiene sus orígenes en Escocia aproximadamente para el año de 1494. Pero según algunas reseñas históricas, este popular destilado se elaboraba desde mucho antes en territorio irlandés en los monasterios de la región.

Su historia se remonta al año de 1405, cuando un grupo de monjes provenientes del Medio Oriente, traían consigo un peculiar objeto llamado alambique, el cual utilizaban para la elaboración de perfumes y otras fragancias.  Tiempo después se descubrió que este peculiar objeto también servía para la elaboración de otros destilados, dando como resultado el origen del Uisce Beata o “agua de vida” en irlandés.

Los beneficios de este licor no tardaron en multiplicarse de boca en boca con lo que su popularidad llegó a extenderse a todos los rincones del país y a otros territorios. A partir de allí, el Whisky comenzó a crecer a un ritmo frenético convirtiéndose en la actualidad en uno de los licores de referencia mundial más consumidos en el país.

¿Qué es el Whisky?

Esta es una bebida alcohólica elaborada a partir de la destilación de fermentos de granos como la cebada, la malta, trigo, centeno y maíz los cuales se añejan en barricas de madera de roble por un determinado tiempo que puede variar desde los 8 a 40 años, incluso más.

¿Whiskey o Whisky, son palabras distintas o dos destilados diferentes?

La discrepancia entre estas  palabras no solamente recae en una sola letra.

En la historia, al Whisky se le conocía sin la letra “e”. Sin embargo, durante el año de 1870 las destilerías escocesas comenzaron a decaer en la calidad del producto que elaboraban, ocasionando que las principales casas productoras americanas como irlandesas comenzaron a adoptar la letra “e” llamándole Whiskey para diferenciar la calidad de su licor con el resto de los destilados.

Además de una disparidad ortográfica, la diferencia también se marca en el ingrediente principal para su elaboración.  En el caso del Whisky escocés, se pueden encontrar dos subtipos, categorizados como: single malt  cuya fabricación usa como ingrediente la cebada malteada, y los single grain, procesados con cebada, malteada, granos enteros y otros cereales.

 En el caso del Whiskey o Bourbon Whiskey, el ingrediente predominante dentro de su preparación es el maíz, el cual debe contener una proporción de un poco más de la mitad o un 51% dentro de su elaboración.

Otra diferencia entre el Whiskey y Whisky recae en los estándares aplicados por los organismos reguladores a las casas productoras.  En el caso del Whiskey, el The Federal Standards of Identity for Distilled Spirits de los Estados Unidos, establece que los destilados fabricados en este país deben contener además de un 51% de maíz dentro de su elaboración, un añejamiento en barricas nuevas y no tener más de 80% de graduación alcohólica durante el proceso de destilación entre otras consideraciones.

En el caso del Whisky escocés, los destilados single grain y single malt deben ser elaborados en una sola destilería, con un añejamiento por lo mínimo tres años en barriles de roble albergados en sitios especiales de Escocia y contener un mínimo de 40% de alcohol.

Tal como se hace con un buen vino, para catar esta bebida se deben admirar las cualidades y características de cada tipo. Ya sea un Whiskey o Whisky, si eres de los que disfrutas un buen trago de este destilado simple o a las rocas, ven a Casa Club Restaurante y siente el placer de degustar uno como en tu propia casa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: